una cena EN EL MUSEO

 

El Museo Larco es una maravillosa colección privada formada por 45.000 piezas. Fundado por Rafael Larco Herrera, es el museo más visitado del Perú y está estratégicamente ubicado a  25 minutos del aeropuerto. Es una casona con aires Republicanos y colonial, construida sobre los restos de una «Huaca» (antiguo adoratorio echo con adobes de barro), guarda en sus galerías miles de piezas en el mas increíble estado de conservación. Puedo llevarte a través de las diferentes salas y guiarte sobre los diferentes grupos civilizatorios que conforman la colección. Además de su interminable almacén donde se guardan más objetos esencialmente de cerámica, algunos elaborados hace 3,000 años en el norte del Perú. Estos artefactos fueron encontrados en tumbas por coleccionistas, saqueadores y gente local que practicó ese hábito de irrumpir en cementerios pre-incas y sustraer los objetos enterrados. De uno u otro modo el señor Rafael Larco dedicó su vida al estudio, conservación y difusión de este legado que ha viajado por todo el mundo invitando a lo visitantes a venir al Perú. Hay también herramientas, armas rudimentarias, adornos faciales de oro y plata, coronas y objetos de piedras semi-preciosas que adornaban los cuerpos de los muertos del antiguo Perú. Los descendientes del señor Larco han logrado poner esta colección al alcance del mundo entero, abriendo este espacio de difusión cultural y con la colaboración de las autoridades y arqueólogos ofrece una visita, sumamente acogedora y enriquecedora, dado su contenido abundante en arte y tradición. A través de esta visita, se puede aprender mucho de cada uno delos objetos que, en repisas y anaqueles nos cuentan los misterios del pasado de los peruanos.

Para tomarse un descanso y además explorar la gastronomía peruana, el Museo Larco nos presenta el Café del Museo, que es el restaurante ideal para almuerzos y cenas o para deleitarse con un bocadillo o postre acompañado de un pisco sour o una bebida refrescante. 

El museo te permite tomar fotos así como el uso de videocámaras, restringiendo el uso de flashes. Cuenta con un hermosos jardín muy bien cuidado con exóticas plantas, y cactus, muchos de origen local que acompañaran tus comidas. Es recomendable hacer una reservación.

La carta es variada e invita a explorar gastronomía peruana basada en carnes de res pollo y pescado y como no opciones veganas y vegetarianas.